Consejos para aplicar un masaje facial en casa

Un masaje facial es aquella técnica, por lo general manual, que puede ser acompañada por productos de belleza para el rostro y el cuello, además de movimientos suaves y relajantes, que hacen de este tratamiento un excelente bálsamo para la piel, entre muchos otros beneficios. Vamos a darte algunos consejos para aplicar un masaje facial en casa, rápido, sencillo y eficiente.

Entre los beneficios que proporciona aplicar un masaje en la cara, se encuentran los siguientes:

Puedes reducir el estrés y la tensión muscular, que contribuyen a la aparición de dolores de cabeza tensionales.

Alivia la tensión muscular en la zona de la cabeza, cuello y hombros, sin olvidar los músculos alrededor de los ojos, la frente y las sienes.

Proporciona una intensa sensación de bienestar y relajación, ayudando a eliminar las tensiones en todo el cuerpo.

Mejora la circulación sanguínea del rostro, causando menos imperfecciones.

Fortalece y reafirma los músculos y la piel de la cara, una vez que se elimina la flacidez.

También te puede interesar: DAENG GI MEO RI Dlae Soo Anti-hair Loss Treatment

Pasos para aplicar un masaje facial en casa

Lee los siguientes consejos que debes de tener en cuenta para aplicar un masaje facial en casa para el rostro y el cuello, esto sólo lleva de 7 a 10 minutos, y se debe repetir tres o cuatro veces por semana.

1 – Siéntate en un lugar cómodo de la casa, libre de ruidos y distracciones, y crea un ambiente tranquilo, con música suave y relajante.

2 – Asegúrate de que tus manos y cara están limpios y secos, para facilitar el movimiento de los dedos en la cara, usa una crema o aceite.

3 – Con los dedos anular y medio, empieza a masajear la parte superior de la frente, con movimientos circulares a lo largo de las cejas, y del interior hacia el exterior, masajeando en ambos lados al mismo tiempo.

4 – Continúa con movimientos circulares en la zona de la nariz, en los laterales de la misma y alrededor de los orificios nasales, después dirígete a los labios y las mejillas. Repite cada conjunto de movimientos, tres veces, y termina en el último, con una ligera presión sobre los puntos donde se siente la tensión por un par de minutos.

5 – Puede ser necesario que agregues más aceite para las manos, especialmente si tu piel es seca y ha absorbido toda la humedad; con las manos impregnadas de crema o aceite, comienza a trabajar en tu cuello; inicia en la base, cerca de la clavícula. Con la mano recorre el cuello, hasta el final de tu barbilla y repite este movimiento cinco o seis veces con cada mano.

 

6 – Termina el masaje frotando tus manos desde la base del cuello hasta los hombros y repite el procedimiento de cada lado tres o cuatro veces. No te olvides de descansar durante unos minutos, antes de continuar con sus actividades diarias, para apreciar el estado de relajación alcanzado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *